Superficies férricas

Los hierros arqueológicos se cubren con una sucesión de capas formadas a lo largo del tiempo en el suelo donde han permanecido depositados. Esta cobertura arqueológica será más gruesa y compleja según la intensidad y profundidad de los procesos internos de corrosión.

El restaurador debe discernir entre un conjunto frágil y confuso de estratos para finalmente elegir uno: el que ofrecerá un mejor  contenido descriptivo e informativo del objeto en cuestión. Habrá al menos, así, tres tipos de superficie diferentes a los que el restaurador deberá prestar  muy fina atención: 1. una superficie arqueológica o de corrosión, la del objeto desenterrado, 2. una superficie original, mejor o peor conservada y por tanto más o menos reconocible, y 3. una superficie de intervención, que es la que el restaurador elije entre un cierto abanico de posibilidades, y que dependerá de la cantidad y calidad de la materia sustraida o agregada.

MT-CPD exploratoria en una parrilla romana

Exploración estratigráfica en una parrilla romana

MT - CPD: Superficie original en magnetita natural

MT - CPD: Superficie original en magnetita natural

“En fin, el problema de la localización del límite de la superficie de origen ha estado disociado de la elección de la superficie del objeto a despejar (grado de limpieza). La elección de la superficie a despejar es por esencia subjetiva y está orientada por el aspecto final deseado: conservación o no de las capas de corrosión externas por razones sobretodo estéticas o simbólicas (siendo percibida la corrosión como una manifestación de la antigüedad del vestigio metálico). La conservación del límite de la superficie de origen depende con respecto a ella de los procesos de corrosión, y su localización no es en esencia subjetiva. Estos dos problemas han estado mucho tiempo confundidos, y la reciente toma de conciencia de su diferencia abre la vía para una verdadera investigación”.

“Un delicado encuentro entre ciencias humanas y ciencias de la materia.

El concepto de superficie original en los objetos metálicos arqueológicos”

Regis Bertholon

Los recubrimientos de magnetita ofrecen la posibilidad de dirigir una mirada especial hacia el estudio de las superficies originales en hierros arqueológicos, una cuestión huidiza, mal comprendida y sin embargo clave en los tratamientos de restauración, pues de ella depende la elección de una u otra superficie de intervención. Además, nos facilitan una aproximación fenomenológica bien mensurable que puede aportar importantes útiles descriptivos para el reconocimiento y definición de las superficies férricas no recubiertas.

En el armamento prerromano peninsular creemos que es posible encontrar un amplio gradiante de tipos de superficie, sean o no recubiertas de magnetita, lo sean por el procedimiento simple o doble, o mediante otros tipos de oxidación más superficial, del tipo pavonados o revenidos; o incluso de tipo parcial o fortuito durante la incineración, que pueden ser indagados a partir de los modelos de corrosión observables en buena parte de estas piezas.

La superficie original constituye aquella parte de la estructura del objeto metálico que antes, y de manera más acusada, sufre los efectos de la corrosión y el deterioro, llegando a quedar aparentemente descompuesta y diluida en un complejo de productos de corrosión. Y de hecho, desde la teoría química se ha puesto en duda la conservación de un límite de la superficie original capaz de permitir su reconocimiento en piezas muy corroídas. Esto explica las enormes dificultades que tradicionalmente han planteado su comprensión y su tratamiento por parte de los restauradores.

Regis Bertholon ha estudiado el lento y controvertido desarrollo de su aprehensión conceptual y fenomenológica, sólo objeto de un análisis pormenorizado durante las dos últimas décadas. En gran medida, el interés por los fenómenos de corrosión a largo plazo estriba en la posibilidad de obtener claves de comprensión para su aplicación en sistemas y revestimientos anticorrosivos aplicados a la industria actual. Y en la particularidad de que la paleocorrosión en hierros arqueológicos, ofrece ejemplos no reproducibles en laboratorio que, a veces, contradice ciertas suposiciones teóricas. Fruto de este reciente impulso han surgido varias tesis y trabajos de investigación enfocados desde la química y la metalurgia sobre material férrico arqueológico, sobre todo en Francia.

También en España se han realizado importantes avances en este terreno, destacando los trabajos puestos en marcha por el equipo que dirige Antonio J. Criado en la Universidad Complutense de Madrid, algunos de los cuales nos han permitido conocer el proceso de fabricación de los recubrimientos protohistóricos de magnetita o bronce magnetita.

Desde la óptica del conservador-restaurador nos interesan mucho los trabajos de R. Bertholon, en buena parte dedicados a analizar la presencia y el reconocimiento de la superficie de origen en objetos metálicos de procedencia arqueológica. A esta cuestión ha dedicado además de su tesis doctoral -en arqueología-, numerosos artículos, tanto para intenta comprender los mecanismos y fenómenos de corrosión asociados a su presencia, como para proponer un modelo descriptivo de las formas y estructuras originadas en los metales arqueológicos. Por otro lado, su formación como arqueólogo y restaurador práctico, junto con sus conocimientos en química, le permiten una mirada interdisciplinar, teniendo siempre muy presente la capacidad de aproximación y aprehensión de la información encerrada en el objeto a través de las observaciones aportadas por las operaciones de limpieza. Todos estos estudios revelan una interdisciplinaridad muy dinámica. Muchos de ellos están dirigidos por químicos y metalúrgicos con estudios en conservación y restauración, decididos a considerar con una mirada más crítica y curiosa los metales profundamente corroídos. Curiosidad reforzada por la observación de las facies de corrosión que se alejan claramente de las previsiones establecidas a partir de modelos teóricos propuestos (Bertholon, 2003).

Los conservadores-restauradores también han debido modificar sus hábitos de trabajo. Han tenido que aportar mayor rigor a sus observaciones y, podría decirse, a la interpelación de la materia alterada. Además es necesario inventar útiles metodológicos: protocolo de constatación del estado de conservación, métodos descriptivos y métodos de evaluación de los resultados de los tratamientos (op.cit. Bertholon 2003).

_____________________________________________________________________________________________

Por ejemplo, Vega, E. 2004 : Altération des objets ferreux archéologiques du site de Glinet (Seine-Maritime, XVI siécle, Caractérisation des produits de corrosion el étude des mécanismes. Thèse, UMR 5060 Institut de Recherche sur les ArchéoMATériaux.

Neff. D., 2003 : Apport des analogues archéologiques à l’estimation des vitesses moyennes et à l’étude des mécanismes de corrosion à très long terme des aciers non alliés dans les sols, Thèse Université de Technologie de Compiègne. ; 2005 : Corrosion of iron archaeoological artefacts in soil : characterisation of the corrosion system. Corrosion Sciencie.

Neff, D., Reguer, S. Bellot-Gurlet, L. Dillmann, P. and Bertholon, R. “Structural characterisation of products on archaeological iron. An integrated analytical approach to establish corrosion forms”. Journal of Raman Spectroc. 2004, 35, 739-745 (enlace web)

Pons, E. Corrosion à long termed u fer et des acoers non ou faiblement alliés dans le sols á dominante arqileuse. Catactérisation Phisyco-chimique et étude électrochimique d’analogues archéologiques. Thèse Université de Technologie de Compiègne France, 2002.

Bertholon, R.: La limite de la surface d’origine des objets métalliques archéologiques, caractérisation, localisation et approche des mécanismes de conservation Doctorat en archéologie, UFR03 Art et Archéologie, Université Paris 1 Panthéon-Sorbonne, Paris , 2000

Bertholon, R. “The location of the original surface, a rewiew of the conservation literature”, In: Metal 2001, Santiago , Chile. Universidad de Chile.

Bertholon, R.: “To get rid of the crist or not: emergence of the idea of original surface in the conservation of metal archaeological objects during the first half of the XXe”, in Oddy, S.Smith, dir. Past Practice-Future Prospect. London, British Museum Press, 2001b, pp.5-11

Bertholon, R.: “The limit of the original surface of corroded metallic archaeological objets: characterisation and location”. Reveu de Métallurgie, 98e année, (9), 2001a, pp.817-823

Bertholon, R.: “Proposition d’une méthode de description de la corrosion des objets métalliques archéologiques : schéma général. Cahier Technique de Conservation-Restauration des biens culturels, 9. 2002, pp. 56-65 (enlace web)

Bertholon, R.: “Une recontre délicate entre sciencies humaines et sciencies de la matière. Le concept de surface d’origine des objets métalliques archéologiques”. Alliage 53-54, Cultura, Sciencie, Technique 2003

Bertholon, R.: “The original surface of corroded metallic archaeological objets: some examples of characterisation and location”, Studio e conservazione di manufatti archeologi- Nardini Editore- Firenza. 2004

Bertholon, R. “Méthode de Description de la corrosion. Strates caracteres. 2007. Documento en la WEB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: